Belleza, CINE, LITERATURA, MODA

Back to school

Septiembre siempre ha sido uno de mis meses preferidos. Muchas personas asocian este mes a la vuelta a la rutina pero a mi me gusta más pensar en un “volver a empezar”. Nuevos proyectos, nuevas ilusiones, nueva temporada en las tiendas… Septiembre suele ser un mes de cambios ¡y me encanta! Por eso os propongo unos básicos para la vuelta al cole que no pueden faltar:

Los libros de texto: este año me he propuesto repasar inglés. Por muchas películas que veas veas en V.O, si no lo practicas se te olvida, sobre todo la gramática. Por ello ya me he comprado un ejemplar de Grammar in Use de Cambridge. Se trata de un método muy bueno para estudiar y repasar por tu cuenta, con explicaciones claras y ejercicios útiles. Además lo tienes disponible en tres niveles.

Nunca dejes de aprender

Nunca dejes de aprender

Bolígrafos de colores: siempre he sido una loca con un estuche gigante lleno de bolígrafos de colores, es algo que no puedo evitar. Mi última adquisición es este pack de cuatro colores de Bic.

Bolígrafos en tonos pastel

Bolígrafos en tonos pastel

Algo grunge: es una de las tendencias de la temporada gracias a la propuesta que Hedi Slimane creó para Saint Laurent. Para empezar me he comprado esta camisa transparente de cuadros de Bershka.

Algo para recuperar la buena cara: si estás perdiendo el buen tono que cogiste en la playa, apuesta por volver a tu BB cream. Personalmente, no me gusta utilizar base de maquillaje a diario, pero una BB cream es una buena opción para tener un tono de piel uniforme. A mi me gusta mezclar la mía de Estée Lauder con mi hidratante habitual para que no me quede la piel muy seca.

BB Cream de Estée Lauder

BB Cream de Estée Lauder

Un poco de fantasía: es una pena pero Hayao Miyazaki, el creador de Studio Ghibli, ha anunciado que se retira. Si no conocéis sus películas es un buen momento para repasar títulos como Mi vecino Totoro, La princesa Mononoke o El viaje de Chihiro. Una delicia.

Un libro: ya que se trata de volver al cole, como fui un poco nerd en mi época escolar, acabo de empezar Las ventajas de ser un marginado, de Stephen Chbosky. Es el libro en el que se basa la película del mismo nombre protagonizada por Emma Watson. Ya os contaré qué tal cuando lo termine.

Si tiene ventajas, tendremos que descubrirlas.

Si tiene ventajas, tendremos que descubrirlas.

Una película: todavía hay que esperar unas semanas para su estreno en el Festival de Cine de San Sebastián, pero para mi la película del otoño va a ser Las brujas de Zugarramurdi, de Álex de la Iglesia.

Una serie: ¡por fin llegan las nuevas temporadas de nuestras series preferidas! En mi caso, no puedo esperar más para ver la tercera temporada de Sherlock.

Sherlock

Sherlock

Un viaje: sí, acabas de volver de vacaciones, pero eso no implica que no puedas empezar a planificar alguna escapada en uno de los muchos puentes que hay en otoño. Yo en cuanto pueda ya tengo mi destino claro: ¡Londres!

Y para vosotros, ¿qué no puede faltar este mes?

Estándar
MODA

¿Existe realmente la low cost couture?

Venga, vamos con la noticia del día que tiene a las revistas de moda y belleza revolucionadas y a los blogs de moda echando humo: H&M anuncia que su próxima colaboración estrella será Isabel Marant.

El próximo 14 de noviembre no intente hacer planes con sus amigas fashionistas. El chic parisino del que hace bandera la diseñadora francesa ya tiene a todo el mundo ahorrando para poder adquirir alguna de las piezas de la colección: “Estoy halagada con esta colaboración. H&M trabaja con los mejores diseñadores y esta invitación es un honor. Trato de crear algo real, que las mujeres quieran vestir en su día a día, con un toque de despreocupación, algo que creo que es muy parisino. Te vistes, pero no prestas gran atención y aún así sigues estando sexy. La colección está llena de esta sencillez y actitud”

¿Y qué se puede esperar de esta colección? Pues minivestidos estampados, tachuelas, pantalones con una excelente combinación de tejido y corte, shorts con aplicaciones… Un estilo desenfadado y elegante que nos encanta. Todo un lujo que gracias a la iniciativa de la firma sueca se pone al alcance de nuestros bolsillos. ¿De verdad?

Sobre el papel la idea funciona. ¡Prendas diseñadas por un gurú de la moda a precios de H&M! ¡La fiesta! Joder, yo tengo un bolso de Lanvin para H&M y una falda de Sonia Rykiel para H&M. Pero a diferencia de las primeras colecciones de este tipo, en mi opinión algo está empezando a fallar.

Pasó con Lanvin y con Versace para H&M (de la que tengo unos pantalones estampados): las prendas no se terminan de vender. Y volvió a pasar lo mismo con la colección de Anna Dello Russo y con la de Maison Martin Margiela. Meses después del lanzamiento llegaban las rebajas y ahí estaban: vestidos, bolsos, abrigos… Y no sólo de tallas grandes. ¿Es que no hay suficientes fashion victims en Madrid para agotar existencias como pasaba al principio? Sí, las hay. Pero señores de H&M, tengo una noticia para vosotros: seguimos en (la puta) crisis.

Yo me compré cosas cuando pude. Me gusta la moda y también el presumir con una etiqueta en la que pone “Lanvin” en mi armario (aunque también ponga “for H&M”). Me gusta la ropa y disfruto con las compras. Pero ahora mismo NO PUEDO. Estoy en paro, tengo un alquiler, recibos de la luz y del teléfono y cuando esto pasa las prioridades cambian. Y el pagar 30 euros por unos leggings por los que normalmente pagaría 11,95 se convierte en un lujo que ya no me puedo permitir. Ni yo, ni otras muchas personas amantes de la moda que se encuentran en una situación parecida.

30 euros para los leggings, pero si hablamos de vestidos o abrigos ya nos ponemos en ciento y pico o más. Para mí esto ya no es low cost. No quiero criticar la idea, porque me encanta. Pero aunque con estas colecciones se intente acercar la costura de calidad al gran público, los precios que se manejan en el contexto actual sólo sirven para que las que sí pueden pagárselo (véase señoras tipo Carmen Lomana y otras famosillas) se ahorren un dinero a la hora de vestir.

Ais, ojalá pudiese plantearme el ahorrar para el día 14 de noviembre. Pero tal y como están las cosas ahora mismo, si consigo ahorrar algo prefiero invertirlo en unas vacaciones.

Estándar
MODA

Hasta el 40 de mayo…

Lo siento mucho por todos aquellos que estáis deseando que llegue el buen tiempo. Yo soy mucho más feliz con 15 grados y alguna tormenta de vez en cuando. Y eso que nací en junio (por cierto, ¡qué poco queda para mi cumpleaños!). No puedo evitarlo, me gusta más el otoño: soy de días grises y jerseys, medias y zapatos. Las colecciones de otoño-invierno me parecen mucho más interesantes y no soy la única, que ahí están las revistas de moda para darme la razón con sus números de septiembre. Ahora mismo, no tienes más que coger cualquiera de las que hay en el quiosco para encontrar editoriales llenos de biquinis y alguna pamela o sombrero. Un aburrimiento mayúsculo, sobre todo si perteneces al club de las que no disfruta torrándose al sol. ¡Olé por todas esas estilistas que se escuernan en estos meses para poder sacar adelante reportajes interesantes con las escasas prendas que ofrece la moda de verano!

Y es que me encanta que sea domingo 9 de junio y haberme puesto sin complejos mis slippers favoritas y mi trench con capucha. ¡Ay, qué ganitas tengo de que llegue el otoño..!

slippers

Slippers de la colección de otoño 2012 de Zara.

Estándar
CELEBRITIES, MODA

¿Punks vosotros?

No podía empezar este blog hablando de otro tema. La Gala del MET me lo ha puesto a huevo. Y es que anoche se celebró en Nueva York una de las reuniones más notorias del año en lo que a celebrities se refiere. Y esta vez el “motivo” de la fiesta era la inauguración de la exposición “Punk: Chaos Couture”.

Por lo que dicen los medios especializados, las asistentes escogieron modelitos inspirados en/con estética punk. ¿En serio? ¿Dónde? Porque, para empezar, ninguna se atrevió a ponerse un diseño de Vivienne Westwood, la madrina de la estética punk. Por si alguna celebrity no lo sabe, esta mujer se hizo famosa allá en los 70 por vestir a uno de los grupos más influyentes del punk y la música en general: unos tipos llamados Sex Pistols. ¡Joder, se podría decir que con ella el punk empezó a tener una imagen reconocible!

Pues eso, que mucho Marc Jacobs, mucho Ricardo Tisci, algunos pinchos, Madonna vestida de mamarracha, algún “huy que me pongo las puntas de pelo en fuscia”… pero nada de punk. Porque, ante todo, el punk es actitud. Y entre toda esa panda de mujeres posando con miradas fatales y posturas altivas ninguna llegó a ser ni un reflejo del movimiento que marcó una época.

Bueno, hubo una que sí. Una PROFESIONAL del mundo de la moda que dice las cosas como piensa, que nunca se calla nada. La única mujer que trabaja en Vogue a la que se podría calificar como punk. Contraria a las imposiciones siempre intenta ser fiel a sí misma y eso es ser punk, más allá de los trapitos que te pongas. Estoy hablando de Grace Coddington. Y estas fueron sus palabras.

grace

* “Me gustaría ver algunos punks de verdad aquí, algunos punks reales de la calle. Pero dudo que hayan sido invitados”.

* FE DE ERRATAS!!

Yeah! Rectificar es de sabios y acabo de enterarme de que sí hubo una celebrity vestida por Vivienne Westwood: la modelo Lily Cole. Y acompañó a la mismísima diseñadora vistiendo un diseño hecho completamente a base de caucho silvestre del Amazonas salido de plantaciones ecológicas. La moda puede ser social (y debería ser más a menudo) social, ecológica, justa y rebelde. ¡Hurra por ellas!

LILY

Estándar