ACTUALIDAD, DERECHOS SOCIALES, MUJER

El HORROR

Como siempre, las cosas más horribles las provoca el propio ser humano. Iba a escribir un texto más extenso sobre ésto pero es tan horrible que no me salen las palabras. Por favor, no leáis la noticia, sentidla. Aún así no sentiréis ni la mitad del miedo y el dolor que tuvo que sentir esta pobre niña. Y como ella, las que cada día se ven obligadas a vivir la misma situación. Esto sí que es terrorismo, contra las mujeres y las niñas del planeta entero. Ojalá algún día la comunidad internacional luche por su erradicación con las mismas ganas con las empieza otras guerras.

“Una niña yemení de 8 años muere en su noche de bodas por lesiones sexuales”.

Anuncios
Estándar
MUJER

Por qué NUNCA seré una mujer modelo

Con eso de “mujer modelo” me refiero al cómo se supone que una mujer debería ser en el imaginario colectivo de una sociedad. Por lo que veo, escucho, leo y siento cada día yo nunca lo seré por:

1. Tengo las tetas pequeñas, bastante pequeñas.

2. Peso 51 kilos y la tripa ligeramente abombada.

3. Mido 1,59 metros. Aunque me gusta decir que mido 1,60, la realidad es que no llego.

4. No me bronceo.

5. Tengo ojeras de esas moradas (desde que nací).

6. Mi culo ya no cabe en una 34.

7. Siguiendo con mi culo, tengo celulitis y mis muslos se tocan cuando junto las rodillas.

8. Tengo 28 años (según el director de una agencia de modelos con el que hablé, a partir de los 23 ya no estamos “frescas”).

9. ¿Habéis visto mi pelo?

10. Eructo bastante y me enorgullezco de ello.

11. Hago cosas asquerosas como cagar, hacer pis y tirarme pedos cuando mi cuerpo me pide hacerlo.

12. Me viene la regla una vez al mes y utilizo tampones y compresas.

13. Me gusta el sexo por el puro placer que genera practicarlo.

14. Es más, los pido y lo busco.

15. ¡Incluso me masturbo!

16. Amo las pelis de acción con muchas explosiones, muchos puñetazos y poco argumento.

17. Las ensaladas me dejan con hambre.

18. No sé dibujar, ni hacer fotos.

19. Tampoco sé tocar instrumentos.

20. Las manualidades se me dan muy mal.

21. Para compensar mis carencias creativas suelo escribir.

22. Me gusta beber cerveza y vino tinto.

23. Me gusta comer las cosas fritas, bien fritas.

24. No hago deporte. He empezado un par de veces pero nunca he llegado a ese momento de clímax en el que el deporte se convierte en una droga.

25. Hace ya unos 8 años que no fumo, pero a veces tengo ganas de volver a hacerlo.

26. No me da pena Jennifer Aniston, me cae mal y creo que Angelina mola mucho más.

27. No soy sexy. Lo he intentado, pero me da la risa.

28. También me da la risa cuando intento posar para una foto.

29. No tengo ropa de color nude en mi armario.

30. No soy capaz de llevar un vestido o unos pantalones blancos y que al final del día estén inmaculados.

31. No aguanto los tacones.

32. Tampoco me gusta mucho llevar bolso. Si las cosas me caben en los bolsillos mejor.

33. Duermo con bragas normales, de esas que tapan el culo y son de algodón.

34. No creo en el concepto de “superwoman” que se han inventado las revistas ni en su viabilidad.

Y otras tropocientasciencuentamil cosas que no voy a escribir porque esto se haría muy largo.

 

 

 

Estándar
Belleza, CINE, LITERATURA, MODA

Back to school

Septiembre siempre ha sido uno de mis meses preferidos. Muchas personas asocian este mes a la vuelta a la rutina pero a mi me gusta más pensar en un “volver a empezar”. Nuevos proyectos, nuevas ilusiones, nueva temporada en las tiendas… Septiembre suele ser un mes de cambios ¡y me encanta! Por eso os propongo unos básicos para la vuelta al cole que no pueden faltar:

Los libros de texto: este año me he propuesto repasar inglés. Por muchas películas que veas veas en V.O, si no lo practicas se te olvida, sobre todo la gramática. Por ello ya me he comprado un ejemplar de Grammar in Use de Cambridge. Se trata de un método muy bueno para estudiar y repasar por tu cuenta, con explicaciones claras y ejercicios útiles. Además lo tienes disponible en tres niveles.

Nunca dejes de aprender

Nunca dejes de aprender

Bolígrafos de colores: siempre he sido una loca con un estuche gigante lleno de bolígrafos de colores, es algo que no puedo evitar. Mi última adquisición es este pack de cuatro colores de Bic.

Bolígrafos en tonos pastel

Bolígrafos en tonos pastel

Algo grunge: es una de las tendencias de la temporada gracias a la propuesta que Hedi Slimane creó para Saint Laurent. Para empezar me he comprado esta camisa transparente de cuadros de Bershka.

Algo para recuperar la buena cara: si estás perdiendo el buen tono que cogiste en la playa, apuesta por volver a tu BB cream. Personalmente, no me gusta utilizar base de maquillaje a diario, pero una BB cream es una buena opción para tener un tono de piel uniforme. A mi me gusta mezclar la mía de Estée Lauder con mi hidratante habitual para que no me quede la piel muy seca.

BB Cream de Estée Lauder

BB Cream de Estée Lauder

Un poco de fantasía: es una pena pero Hayao Miyazaki, el creador de Studio Ghibli, ha anunciado que se retira. Si no conocéis sus películas es un buen momento para repasar títulos como Mi vecino Totoro, La princesa Mononoke o El viaje de Chihiro. Una delicia.

Un libro: ya que se trata de volver al cole, como fui un poco nerd en mi época escolar, acabo de empezar Las ventajas de ser un marginado, de Stephen Chbosky. Es el libro en el que se basa la película del mismo nombre protagonizada por Emma Watson. Ya os contaré qué tal cuando lo termine.

Si tiene ventajas, tendremos que descubrirlas.

Si tiene ventajas, tendremos que descubrirlas.

Una película: todavía hay que esperar unas semanas para su estreno en el Festival de Cine de San Sebastián, pero para mi la película del otoño va a ser Las brujas de Zugarramurdi, de Álex de la Iglesia.

Una serie: ¡por fin llegan las nuevas temporadas de nuestras series preferidas! En mi caso, no puedo esperar más para ver la tercera temporada de Sherlock.

Sherlock

Sherlock

Un viaje: sí, acabas de volver de vacaciones, pero eso no implica que no puedas empezar a planificar alguna escapada en uno de los muchos puentes que hay en otoño. Yo en cuanto pueda ya tengo mi destino claro: ¡Londres!

Y para vosotros, ¿qué no puede faltar este mes?

Estándar
Uncategorized

Una pequeña reflexión

Tenemos la suerte y la desgracia de toparnos con multitud de personas diferentes a lo largo de nuestras vidas.

Algunas de esas personas son una bendición: simplemente con su presencia son capaces de transforma la energía del sitio en el que se encuentran, de llevarla a un nivel mejor. Son personas cuya sonrisa se contagia, cuyo saludo alegra el alma incluso en el más oscuro de los momentos. Son personas que siempre llaman en el momento oportuno, que te descubren una canción nueva en el momento oportuno o que te hacen recordar aquella anécdota especial en el momento oportuno. Sin saber cómo ni por qué, las sientes a tu lado y nada cambia entre vosotros aunque llevéis un tiempo sin saber el uno del otro. Son las personas que están AHÍ, de forma altruista, por TI. Si conocéis a alguna de estas personas cuidar de ella.

Pero también existe otro tipo de personas. Son aquellas que nos hacen daño sin saber por qué, puede que incluso sin darse cuenta. Son personas que absorben tu energía, te llenan de miedo y de angustia, quitándote cada una de tus ilusiones o esperanzas. Son personas que provocan que no podamos dormir, que estemos cansados, que estemos tristes. Su actitud ante nosotros y ante la vida nos hunde. Son como una losa de la que resulta muy difícil librarse, porque incluso algunas de estas personas nos persiguen. Es como si se alimentasen de todo lo malo que nos provocan, como si su único aliciente vital fuese el dolor que generan. Si conocéis a alguna de estas personas distanciaros todo lo que podáis de ella.

Lo malo es que aunque nos demos cuenta de esto, somos nosotros los que también tenemos predisposición a hundirnos ante una influencia negativa. Cuando sólo te rodea el miedo y la oscuridad, ver el punto de luz que te sacará de todo eso es más complicado de lo que parece. Pero no nos olvidemos de que está ahí. Lo bueno de todo es que al final nosotros tenemos el control sobre la situación aunque no nos demos cuenta. Lo bueno es que nadie puede hacernos más mal que el que nosotros le permitamos. Ya tenemos suficientes enemigos como para convertirnos a nosotros mismos en uno de ellos; pero también tenemos suficientes amigos como para no darnos cuenta de que están ahí.

Ya sólo me queda decir una cosa: “Expecto patronum“.

expecto-patronum-black

Estándar
MUJER

La pequeña rubia

Hay vidas que, aunque siendo cortas, te hacen preguntarte qué es realmente vivir. Y la de Gerda Taro en una de ellas.

La pequeña rubia, como la llamaban cariñosamente Rafael Alberti y su mujer, es conocida sobre todo por haber sido la compañera de Robert Capa. Pero Gerda era mucho más. Es la típica chica de la que se enamora todo el mundo. Llena de vida, valiente y decidida. El mismo Alberti la describía de la siguiente forma: “el alborozo del peligro, la sonrisa de una juventud inmortal, dinámica, valiente, tal vez inconsciente, pero, en todo caso, decidida e irresistible”. Una descripción que, después de leer su biografía (Gerda Taro, la sombra de una fotógrafa, Fraçois Maspero), resume lo que fue el paso de la joven Gerda por el mundo: una existencia breve pero de lo más intensa.

Gera Taro

Gerda fotografiada por Robert Capa.

Nacida en el seno de una familia de judíos burgueses de origen polaco, sus fuertes convicciones políticas la llevaron a la cárcel por enfrentarse a las políticas que los nazis estaban implantando en Alemania. Su estancia en la cárcel define también su carácter combativo y rebelde. Reparte sus cigarrillos con sus compañeras y les enseña inglés y francés. Además inventó un alfabeto basado en un sistema de golpes para que las presas de celdas contiguas se comunicasen con facilidad.

Cuando sale de la cárcel, se muda a París atraída por el ambiente intelectual de la capital francesa. Después de varios trabajos como niñera y modelo, consigue empezar a trabajar como fotógrafa en varias agencias y en 1934 conoce a André Friedmann al que convierte en Robert Capa. La idea de inventar un personaje atractivo para las agencias se le ocurre a Gerda en un periodo de bastantes dificultades económicas. Por ello, mientras que fueron pareja, muchas de las fotos que hizo las firmó como Capa y parte de su trabajo ha quedado diluido dentro del trabajo de su compañero. Cuando se distanciaron, él se quedó con el nombre de Robert Capa.

Gerda y Capa

Gerda y Capa

En el 36 la pareja llega a España atraída por su trabajo como fotógrafos de guerra y sus ideales políticos. Aquí comienza una importante producción de instantáneas del bando republicano al que Gerda seguía de trinchera en trinchera. Imagino el impacto que debía causar una mujer así entre las tropas, que la admiraban por su coraje e incluso la reprendían para que no se expusiese tanto durante los enfrentamientos. Ella, por su parte, les echaba la bronca por retroceder. Fue la primera en fotografiar a los aviones alemanes bombardeando ciudades españolas y esperaba que sus fotos hiciesen cambiar la opinión del Comité de No Intervención.

Miliciana fotografiada por Gerda Taro.

Miliciana fotografiada por Gerda Taro.

Tenía pensado volver a París el 26 julio del 37, para reencontrarse con Capa que estaba preparando un viaje a China. El 25, convenció a un amigo para que la acompañara en una última incursión en Brunete. El general al mando del bando republicano les aconsejó que saliesen de la ciudad, ya que el ataque franquista era inminente. Gerda decidió quedarse, agazapada en una trinchera sin dejar de disparar fotos. En plena desbandada del bando republicano resultó gravemente herida en un accidente de tanque en plena huida. Llegó al hospital de El Goloso en Madrid, donde incluso con el vientre reventado no dejó de preguntar por sus cámaras y carretes. Nunca los encontraron. Gerda murió al día siguiente. Le faltaban unos días para cumplir 27 años.

Independiente, tanto en su vida como en el amor, femenina, comprometida, idealista (siempre creyó en la victoria de los republicanos), bella, joven… Lo que queda escrito en este post es un mínimo atisbo/resumen de lo que fue esta mujer de la que se puede aprender tanto y que, en cierto modo, tanta envidia me da. Sólo espero que halla despertado un poco de curiosidad para que busquéis, leáis todo lo que podáis sobre ella y descubráis a esta maravillosa persona.

Estándar
ACTUALIDAD, MUJER

San Fermín: salvajadas por partida doble

Por partida doble sí, en las que los indefensos siempre son los que salen perdiendo. Por un lado, el maltrato y la tortura que sufren los toros, y por otro, los abusos sexuales que se vienen registrando contra mujeres.

tortura

Y no se trata ya del hecho (horrible) de siempre de culpar a la víctima, esta vez porque van borrachas. Se trata de la complicidad de los medios de comunicación que tratan estos delitos como algo normal, gracioso y festivo. Hemos visto en algunos medios (uno de ellos el diario Público que se las da de “progre”) fotografías en las que no sé cuántos hombres manosean a mujeres e incluso les arrancan la camiseta para meterles mano. “Es que están borrachas” dirán algunos. ¿Y? ¿Qué pasa? ¿Una mujer no puede emborracharse y esperar que no abusen de ella? ¿Es que los que abusan de ella no tienen culpa ninguna? ¿Estar borracha da carta blanca a los instintos de cualquier hijo de puta que se te cruce en el camino? No señores, así no son las cosas.

agresión

Los medios de comunicación, que forman a la opinión pública, presentan estas agresiones como algo gracioso y todo el mundo se queda tan contento. Y el colmo fue cuando una periodista de TVE 1, que estaba haciendo su trabajo (ésta no estaba borracha, a ver cómo lo justifican), es bañada en vino y un tío salido de la nada se lanza sobre ella y la morrea. Porque le da la gana. ¿Y qué dice su “compañero” de plató? “Maribel, no provoques a ese chico por favor”. Perdona capullo, ella no estaba provocando a nadie, estaba haciendo su trabajo y fue agredida. Y tuvo que sufrir a dos indeseables: al agresor y al compañero que le ríe la gracia. Y las chicas que se emborrachan no están provocando, están de fiesta y son agredidas. Y si no queréis que se hable de todos los hombres como agresores potenciales no pongáis excusas ni le echéis la culpa a ellas. La culpa SIEMPRE es del que agrede y de nadie más.

Eso sí, que a nadie se le ocurra sacar una ikurriña que nos enfadamos todos. Panda de hipócritas.

Estándar
CÓMIC

Miedos de niños y de adultos

(NOTA del día 3 de julio de 2013: Acabo de terminar el segundo tomo de la serie de la que hablo aquí y cada vez la historia es mejor. De lo mejor que he leído, de verdad.)

Ésta NO era la entrada que anuncié ayer que publicaría. Tenía pensado escribir sobre otro asunto, a raíz de un libro que acabo de terminar, pero algo ha pasado y tengo que comentarlo.

He empezado a leer Locke & Key, de Joe Hill y Gabriel Rodríguez. Y casi no he pegado ojo en toda la noche.

El sábado pasado, un amigo me recomendó el cómic. Me habló muy bien de la historia y como tenemos gustos similares me hice con el primer tomo de la serie. Ayer por la noche empezó todo. Siempre leo un rato en la cama antes de dormir (no he terminado el primer tomo todavía así que no os asustéis por posibles spoilers) y cogí el cómic para empezarlo. La historia me enganchaba, el dibujo estaba bien… pero se hacía tarde y apagué la luz para dormir. Y en ese momento empezó el mal rollo. Me entró la necesidad de taparme con la sábana (hasta el cuello, a pesar del calor) y de impedir que mis pies o mis manos quedasen colgando fuera de la cama. Busqué a mi novio dormido a mi lado y pegué la espalda contra él, de manera que su cuerpo quedaba haciendo de barrera entre la puerta y mi cuerpo y yo podía colocarme sin perder de vista la ventana. Mi parte racional me decía “no seas boba y duérmete ya”, pero el resto de mi cerebro se puso alerta. El oído y la vista empezaron a percibir cosas de las que normalmente paso y todo por culpa del miedo.

Locke & Key

Portada del número 1 de Locke & Key, de Joe Hill y Gabriel Rodríguez. ¡Miedito!

Y es que el maldito Joe Hill ha creado una historia que me ha devuelto a mis miedos ¿irracionales? de cuando era pequeña. En todas las culturas se repiten patrones, personajes, sombras y modelos que nos son comunes. Creo de verdad que las cosas que encarnan nuestro miedo son universales y sus diferentes representaciones también lo son. Cuando somos niños, todos esos arquetipos se hacen más poderosos gracias (seguro) a nuestro lado más inocente y a nuestra mente más imaginativa y fantasiosa, algo que al crecer vamos perdiendo. Pero anoche una mansión llena de puertas misteriosas, un pozo y una voz que sale de él y que dice ser tu amiga me hicieron volver a ser una niña pequeña que cree que el estar muy quieta y el no abrir los ojos, oiga lo que oiga, será suficiente para protegerse de lo que sea que pueda estar escondido en su habitación.

Todo por culpa de ese aire tenebroso, de esa fantasía oscura que por ejemplo también tienen Coraline o El libro del cementerio de Neil Gaiman, pero más… chungo. Más maligno, más malrollero. Ese punto en el que un niño es capaz de traspasar una barrera muy fina que lo separa de un mundo sobrenatural en el que actúa con total normalidad. Una “naturalización” de lo desconocido que sin embargo no les priva de poseer un instinto primario que les avisa de que algo malo, malo de verdad, está pasando. Y este cómic es capaz de transmitir todo eso, de hacer que vuelvas a ser un niño y que conectes con el niño de la historia.

¿Voy a seguir leyendo Locke & Key? Por supuesto, pero os juro que lo haré de día.

Estándar